lunes, 30 de enero de 2017

Pollo al ajillo

El pollo al ajillo es uno de mis platos preferidos, es muy fácil de hacer y no requiere demasiados ingredientes.
Es un plato muy tradicional, sin embargo aunque el pollo al ajillo, es pollo al ajillo, es decir su ingrediente principal, aparte del pollo, es el ajo, cada cocina le aporta o suprime diferentes detalles, que hacen más o menos rico este plato.
Modestia aparte, aunque suene mal decirlo, esta receta consigue un pollo con un sabor espectacular.
Así que te animo a que te pongas el delantal.
Como sé que hay jovencit@s que se inician en la cocina y que me leen, en primer lugar animaros a que sigáis manteniendo la ilusión y las ganas de aprender  y sobre todo que disfrutéis cocinando.
En segundo lugar, si no tenéis pinzas de cocina, agenciaros unas porque es uno de los utensilios que más vamos a usar en nuestra cocina, es cierto que podéis salir del apuro con el tenedor, pero yo creo que a la hora por ejemplo de dar la vuelta a la carne, son mucho más cómodas las pinzas.
( Ojo ) hablamos de pinzas de cocina, quiero puntualizar bien esto, no vaya a ser que le deis la vuelta al pollo con las de depilar, de hacerlo así, tendríamos un serio problema . 
Aquí vendrían las risitas irónicas  ( jejeje )








Ingredientes:


1 pollo de 1 1/2 kg
10 dientes de ajos
200 ml de vino blanco
80 ml de aceite de oliva
100 ml de agua
Laurel
Romero
Tomillo
Sal

Un vaso de "agua"equivale aproximadamente a 200 ml


Preparación:

Limpias y troceas el pollo en trozos regulares.
Le echas sal, romero y tomillo.









Cogemos los dientes de ajo y con la ayuda de la parte gruesa del reverso de la mano, les damos un golpe a cada diente de ajo.
Que el golpe no sea muy fuerte, no es para dejarles cao, es para provocar una pequeña fisura, con ella conseguiremos que el ajo en contacto con el aceite, suelte todo su aroma.







Sí, vamos a echar los dientes de ajo sin pelar y vamos a obtener un sabor delicioso.
Echamos el aceite en una cazuela lo suficientemente grande para que las piezas de pollo no se nos amontonen.
Cuando el aceite esté caliente, echamos los dientes de ajo, cuando estos se hayan dorado, los retiramos a un plato con la ayuda de una espumadera, para no perder ni gota del rico aceite con la sustancia a ajo......

Mientras se enfrían nuestros dientes, bueno los nuestros no, los de ajo, echamos el pollo a la cazuela junto a una hoja de laurel.
Lo doraremos a fuego medio-alto, se trata de dorarlo por fuera, por dentro se ira haciendo después con la salsa.
Aquí es cuando vamos a usar las pinzas para dar la vuelta al pollo
En cuanto se dore el pollo, no frito, sino dorado, pelamos los dientes de ajo y con un mortero y una cucharada del jugo del pollo, los machacamos y volvemos el machijo a la cazuela.
Echamos el vino blanco y el agua.







Dejamos que se evapore el alcohol al mismo tiempo que se termina de hacer el pollo.
Rectificamos de sal y ha saborearlo.
Si lo haces, no te olvides de dejarme tus impresiones en comentarios.
Puedes dar a seguirme en este blog, así como interactuar conmigo en la página de facebook que lleva el nombre del blog.
https://www.facebook.com/elmenumicocina/

Gracias por visitarme.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.
se agradecen los comentarios animadores y las criticas constructivas